Terminología en el fútbol sala II – Bloqueos

¿Qué es un bloqueo? El bloqueo podríamos definirlo como una acción táctica ofensiva en la cual se aprovecha el movimiento de un jugador del equipo atacante para interponerse en el camino del oponente defensivo de un compañero, y así generar una pequeña fracción de tiempo que pueda ser aprovechada por el poseedor del balón para progresar en el juego, por un compañero sin balón para recibir un pase o finalizar a portería.

 Dentro de los bloqueos, podemos diferenciar 3 tipos: 

Bloqueo directo, es aquel en el cual se beneficia el poseedor del balón. En el gráfico inferior, vemos como el jugador nº 21 conduce el balón mientras su compañero con el nº 17 se interpone en el camino del defensor, consiguiendo en esta acción sorpresiva unos segundos que pueden ser aprovechados para buscar una línea de pase en profundidad o mantener la posesión del balón. Es una buena acción ante defensas individuales, puesto que genera dudas en la interpretación defensiva, sobre todo si no existen pautas claras ante éstos.

Bloqueo indirecto, es aquel en el cual se beneficia un atacante que aún no tiene el balón. En el gráfico siguiente, vemos como el jugador atacante nº6, se dirige hacia el defensor nº2 mientras el atacante nº17 realiza un desmarque de apoyo en la misma dirección, aprovechando el bloqueo de su compañero y estar en disposición de recibir el balón y aprovechar la incertidumbre momentánea de la situación para poder progresar en el juego.

Bloqueo ciego. Podríamos definirlo como aquel bloqueo que no vemos llegar. Se suele realizar por la espalda para favorecer la entrada de un tercer jugador en el espacio disponible y poder aprovechar la situación, normalmente con un tiro a portería. Son muy utilizados en acciones a balón parado, tales como saques de esquina o banda (cercanas normalmente), puesto que permiten finalizar de manera sorpresiva sin que el oponente directo del jugador que va a finalizar, tenga tiempo de reacción y pueda responder de manera eficiente.

En esta situación, vemos como ante un saque de esquina, el atacante nº21 se posiciona en la trayectoria del espacio que va a ocupar el atacante nº6, para que su par defensivo (nº2) cuando quiera reaccionar, disponga de un jugador que le impida acercarse al jugador que va a finalizar la jugada.


Existe también lo que conocemos como bloqueo y continuación, que es la acción de realizar un bloqueo durante un pequeño instante, para hacer creer al defensor que se va a realizar un pase al atacante de su zona de influencia y provocar que quiera salir de éste a toda costa. Cuando este defensor abandone el bloqueo, aprovechamos ese pequeño momento de no estar defendido para recibir el pase y aprovechar la situación.

Se realizan normalmente en acciones de saques de esquina, ante la amenaza de tiro exterior, para generar el tiempo y el espacio suficiente en zonas del interior del área.

Agustín Martín
Entrenador Integra2 Navalmoral FS 
División de Honor Juvenil Gr. IV